En este momento estás viendo El marco de reducción de riesgos en el uso de drogas psicodélicas

El marco de reducción de riesgos en el uso de drogas psicodélicas

Es fácil que hayas oído hablar sobre los prometedores efectos de las drogas psicodélicas, especialmente para el tratamiento de la depresión o el estrés post-traumático. Desde hace ya unos años se publican libros o documentales, o se emiten programas en televisión sobre esta temática, con más o menos acierto.

Estas drogas han resurgido desde las profundidades del underground, donde solo un pequeño porcentaje de la población les prestaba atención, hasta invadir estratos cada vez más amplios de toda la cultura occidental. De esta manera, hoy en día ya no es extraño acudir a un congreso de psiquiatría y leer varias ponencias sobre el uso terapéutico de psicodélicos, o escuchar cómo algún profesor universitario explica cómo funciona la psicoterapia psicodélica a futurxs profesionales de la salud.

Pero lo cierto es que este tratamiento necesita de un contexto determinado. No funciona como el resto de la farmacopea de la que los y las médicas se sirven, aquí no se pueden prescribir fármacos psicoactivos para que te los tomes cada 8 horas y no conduzcas máquinas pesadas mientras te dure el efecto. Se necesita todo un proceso de supervisión profesional que se asegure de que todo avanza por el cauce correcto y, por supuesto, la toma del fármaco se realiza con acompañamiento profesional.

Es por este motivo que en Mokxa hemos desarrollado un paradigma de reducción de riesgos alrededor de estas sustancias, proveyendo esta supervisión tan necesaria a personas que decidan, por su cuenta, utilizar estas herramientas para tratar de obtener sus efectos beneficiosos. Y lo hacemos básicamente realizando pruebas de cribado, o screening, tanto físico como psicológico, para evaluar si la persona es o no apta para el consumo; realizando sesiones de preparación antes de la toma; acompañando a la persona en dicha toma; y realizando varias sesiones de integración tras la misma. Entraremos en los pormenores de cada una de estas fases en posteriores artículos, pero de entrada debemos decir que este es el modelo que se está poniendo en práctica en los ensayos clínicos de Fase II y Fase III que se están realizando con estas sustancias, y en los cuales Gemma Guarch, en la dirección de Mokxa, ha participado como terapeuta.

Esta es la manera en la que podemos ayudarte a reducir los posibles riesgos asociados al uso terapéutico de estas sustancias, así como a maximizar los beneficios. Te apoyaremos en cada una de estas fases para que el proceso de apertura y conexión se realice de forma cálida, confortable y humana.

Deja una respuesta